lunes, 23 de marzo de 2015

Visitamos el karst de yesos de Sorbas

    Los niños de 5º, 6º, 1ºESO y 2ºESO fuimos a una excursión a las cuevas de Sorbas.
    Lo primero que hicimos al llegar fue separarnos en grupos y ponernos el casco y una luz en la cabeza. Para llegar a las cuevas tuvimos que pasar por una pequeña rambla. Antes de entrar nos echamos una foto todos juntos.
    Una vez dentro, una simpática guía nos iba explicando el origen de la cueva, sus estratos. Ésta estaba compuesta, en su mayoría, por yeso, que era un material muy suave y nos gustaba tocarlo. Lo que más nos gustó a la mayoría fue escalar y arrastrarse.
     Ya cerca de la salida la guía nos pidió que apagáramos la luz de nuestro casco y que permaneciéramos en silencio. Aunque parezca una contradicción !pudimos escuchar el silencio!
     
    Cuando salimos de la cueva comimos bajo el porche de unas instalaciones que había allí. Había una tienda de “souvenir” donde pudimos comprar las fotos que nos echaron o algún recuerdo de allí.
    Por la tarde estuvimos en un centro de interpretación de la naturaleza donde vimos un vídeo sobre el clima, la fauna y la flora del lugar.

    La excursión no terminó aquí sino que todavía nos quedaba una emocionante ruta senderista por el borde del Río Aguas.
    Cogimos un camino, a veces muy estrecho y otras lleno de vegetación, que daba a un barranco. También llegamos a un mirador desde el que pudimos ver los enormes bloques de yeso que había en el fondo del río. Todo era muy emocionante porque parecíamos exploradores dentro de una selva salvaje llena de cañas y pequeñas corrientes de agua, que teníamos que atravesar por puentes hechos con palos.
    Subidos en uno de esos grandes bloques de yeso vimos un pequeño estanque de agua cristalina y una culebra y algún que otro galápago.
    




 










 








 






















    
    Contentos por el gran día vivido había que regresar al colegio. Camino de vuelta algunos se quedaron dormidos.


Articulo realizado por la alumna de 2º de ESO María Soler Peréz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario